HISTORIAS Y TRADICIONES

Fiesta de la Virgen de la Merced de Isla de Maipo

La Fiesta de la Virgen de la Merced de Isla de Maipo, es la expresión de fe de mayor convocatoria de la Región Metropolitana, y la 5° más masiva del país.

Se desarrolla el último domingo de septiembre reuniendo a cerca de 20 mil personas, cumpliendo este 2015 un total 116 años de celebración.

La misa al aire libre es  parte de una jornada llena de fervor y que se efectúa en Avenida Santelices frente el Santuario Nuestra Señora de la Merced.

Es un encuentro religioso que se mezcla con mucho folclor y que se prepara con semanas de antelación. Prueba de ello son los grupos danzantes, diabladas, bailes chinos, gitanos, e indios. Algunos existen no hace mucho, y otros que están desde el nacimiento de esta festividad.

Más de 800 huasos a caballo se suman a la veneración de la patrona del pueblo, quienes se apoderan de la avenida principal. Muchos de ellos acompañados de sus hijos, transmitiendo la tradición de generación en generación.

Según relata la creencia popular registrada por el periodista Hernán Bustos Valdivia en su libro “Historia de Isla de Maipo”, a fines del siglo XIX la comuna fue amenazada por el aumento del caudal del río Maipo.

Fue en ese episodio en que una “salvación divina” sería el único recurso disponible para detener una inundación inminente del pueblo, lo cual se tradujo en sacar a la venerada imagen de la Virgen de La Merced en procesión por las calles del centro de la comuna.

Luego de plegarias y oraciones, el cauce comenzaría en retirada dando vida al “Milagro de la Virgen de la Merced”.

Más allá de ser una muestra de fe en un contexto de tragedia natural, hoy en día es en cambio toda una fiesta motivada por el cumplimiento de mandas personales.

En el recorrido por las arterias principales, la figura de la patrona isleña realiza un total de 5 “abrazos” o giros en 360° en igual número de esquinas del trayecto. Esto simboliza la bendición de hogares y comercio por donde pasa el anda en procesión.

Los anderos deben soportar por cerca de 3 horas, más de una tonelada de infraestructura sobre sus hombros, incluido el peso de la ornamentación. Ellos lo hacen por el resto de su vida o hasta que el cuerpo se los permita, un agradecimiento por un gran favor concedido por la virgen.

El término de la celebración culmina con el fervor de miles de personas en medio del retorno de la imagen de la virgen al templo parroquial.



Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Volver arriba ↑